06 marzo 2007

Pero, ¡qué mala es la vicevogue!


El observador atento habrá notado con que facilidad los ministros y portavoces del gobierno utilizan palabras sin sentido pero "biensonantes" en esa tarea de la perversión del lenguaje en la que están obcecados permanentemente.

Hace unos días, refiriéndose a la aptitud el PP ante el asunto De Juana, utilizo los adjetivos ignominioso y obsceno (aqui). Dada la costumbre de los socialistas de copiarse unos a otros estos ingeniosos hallazgos, no he tenido por menos que compadecerme ante la papeleta de D. Pepiño Blanco (y en botella, que inició estudios de derecho). El suspense persiste. Hasta ahora, según mis noticias, D. Pepiño no se ha atrevido con los dos palabros. Su logopeda suda tinta. Seguiremos atentos. Pero, qué mala es la vicevogue,

Links to this post:

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>

3 Comments:

Blogger Ignacio said...

Nesecita un logodepa!

mar. mar. 06, 08:56:00 p. m. CET  
Blogger DIVINO FRACASO said...

¿netexita un lodepega?

mar. mar. 06, 09:46:00 p. m. CET  
Blogger El Cerrajero said...

seesita cuandolepega xD

mié. mar. 07, 12:43:00 a. m. CET  

Publicar un comentario

<< Home