15 septiembre 2006

Cambalache (Carta a mi hijo)

Hijo mío:

Tu eres aun muy pequeño para entenderlo, pero corren malos tiempos para la lírica, nefastos para el ética, terribles para la épica, y no quiero ponerme más esdrújulo. Sí algún día lees estas torpes palabras, te deseo de todo corazón que representen para ti el recuerdo de un pasado ominoso, no la constatación de que todo sigue igual.

El pasado siglo, que tu no viste, pero para mí se desarrolló hasta la madurez, queda magistralmente condensado en la letra del divino Discepolo: Cambalache (aquí), pero en éste (“en el 2000 también”) las cosas siguen igual.

Los herederos de los asesinos de la libertad, los criminales que condenaron al hambre, a la muerte a millones de seres humanos, enarbolan nuevas banderas tras las que ocultan las viejas ideas que buscan la esclavitud de los hombres libres y su rendición ante la barbarie, ante los nuevos bárbaros.

Quiero que sepas que tu padre se siente orgulloso de haber encontrado hombres y mujeres libres, con la lírica suficiente para ver la verdad en las tinieblas, la ética necesaria para no doblegar su honradez, la épica imprescindible para luchar por un futuro mejor para ti, para todos nuestros hijos. Seguiremos en la resistencia.

(NB. Sigo sin acceso al correo)

Links to this post:

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>

1 Comments:

Blogger El Cerrajero said...

'Seguiremos en la resistencia'

Y por Tutatis que no estarás solo ^_^

sáb. sept. 16, 11:23:00 p. m. CEST  

Publicar un comentario

<< Home