12 abril 2006

Razones para una dimisión.



El señor Bono deja de ser ministro por asuntos familiares, no podía dejar de ser de otra forma, por el fracaso de su gestión no ha dimitido.
Veamos los logros. Ha logrado incrementar los efectivos de nuestro famélico ejército encontrando una salida a los soldados y alargando el tiempo de servicio. En este particular ha logrado el apoyo tan unánime como madrugador del Congreso.
No hay muchas mas notas de color en su gestión, salvo sus coloristas ceremonias de toma y abandono del cargo, mas dignas de un ministro del movimiento y de películas de Paco Martínez Soria, que de un ministro la democracia.
Por lo demás hay tantos o más oscuros que claros en su trabajo: retirada urgente de Irak que a muchos nos pareció casi capitulación. Excesivo ensañamiento en el asunto del Yak. Subida de sueldo de los militares, que al final no parece ser tan real. Mucho espectáculo con lo del accidente - por lo menos la versión oficial así lo dice, medio país aun lo duda - de los Cougar en Afganistán. Una ley sobre envió de tropas al extranjero que puede no haber sido cumplida en el propio Afganistán. Presencia, todavía, no del todo aclarada de la fragata "Álvaro de Bazán” en un grupo aeronaval de USA en la guerra de Irak. Ventas, todavía no resueltas por problemas de patentes, a Hugo Chávez. Enfrentamientos con su colega Moratinos por la venta de armas a Mozambique. Como último ejemplo, y tras el lógico descontento de estos por los acontecimientos, ha cesado a militares que han dicho casi lo mismo que él, sólo que los militares a diferencia de los políticos no pueden decir en voz alta, ni tonterías, ni siquiera verdades que no gusten.
Desde luego que la gestión es mejorable, pero si a ésta se debiese la dimisión de D. José Bono al frente de su departamento, algunos de sus colegas de gobierno no deberían dimitir, sino suicidarse. Bono ha dimitido, no por su gestión al frente del Ministerio de Defensa de España, sino por que así se lo ha pedido su familia.
Bono no ha dimitido por el estatuto catalán. Avisó de que no seria ministro si la palabra "nación" figurase en estatuto. Junto con otros altos cargos del partido: Guerra, Ibarra, Vázquez, Leguina y González, por no citar más, encabezó la opinión pública socialista contraria a la reforma del estatuto. Como los otros, habló y habló. Como los otros, nada hizo en el Comité Federal ni en la votación del estatuto.
El Presidente “arregló” el estatuto y convenció a todo el mundo. “Nación" figura en el estatuto, pero Bono que ha dimitido por su familia, sabe, que, aunque la mitad de los especialistas en legislación discrepen sobre las consecuencias de incluir "nación" en el preámbulo, no hay problemas de cara al futuro. También esta seguro de que sus hijos y nietos no tendrán problemas para encontrar trabajo en el futuro en Cataluña. Aunque no hablen catalán. Sabe que la unidad de caja y judicial están garantizadas, que, su amada, Castilla - La Mancha no tendrá menos ingresos, aún con la desaparición de la aportación europea, tras el aumento importante de inversiones en Cataluña.
Zapatero ha convertido el estatuto en constitucional. En caso contrario, los socialistas que tras haberlo criticado lo han apoyado en el parlamento serían, no solo traidores a España, sino incluso traidores a si mismos. Se puede entender que alguien vote el estatuto convencido de que va a ser bueno para Cataluña y para España. No se puede admitir que alguien sea tan cobarde que vote afirmativamente una propuesta que le repugne.
Bono no ha dimitido por el estatuto. Lo que pasa es que ZP los ha convencido a todos. Bono ha dimitido por que se lo ha pedido su hija.
Bono no es tonto. No ha presentado su dimisión hace tres meses, para salvar la cara por el asunto de estatuto catalán. Bono no ha calculado que al ser el ministro mas popular del gobierno, ZP no podía echarle y encontrarse con que, cuando se acerca el "comienzo del principio del fin" de ETA, el Presidente prescindiera de alguien tan incomodo. José Bono conoce a Zapatero y no puede subestimarle. Ha escarmentado en carnes ajenas: sabe como Aznar, menospreciando al hoy Presidente, la mañana del 11-M no convoco a Zapatero y Rajoy (los dos Presidentes posibles) a la Moncloa, cavando la tumba política de Rajoy, que nunca será Presidente, y dando paso a la situación actual.
Bono no puede haber dejado un cheque en blanco al Presidente hace tres meses, con una carta de dimisión. Lo que pasa es que dimite por asuntos familiares

Bono piensa seriamente en dejar la política. No ambiciona ni la alcaldía de Madrid, ni embajadas extraordinarias, ni espera que, al desintegrarse España, los españoles y especialmente los socialistas le llamen para salvar la patria. El sabe que ZP lleva firme las riendas y que él ha cometido demasiados pecados, el principal, ser más popular, quizás por su exceso de populismo, que el Presidente. Sabe que hay ZP para bastante tiempo. Sabe que Zapatero solo piensa abandonar el poder cuando no le quede remedio y que seguramente será el sucesor de Rajoy el que eche al Presidente de la poltrona Monclovita. Si adulaba al Presidente no era para quedar bien con éste y con los posibles votantes, sino por que de verdad piensa que Zapatero es el mejor.
Bono no puede dimitir para seguir en la política. Dimite por que quiere estar con su familia.
Bono deja de ser ministro porque se lo ha pedido su familia y especialmente su hija. Sino fuera por ello, podría ser un incompetente, un cobarde, un traidor y un tonto solemne.

Aniceto Cañizares.

Links to this post:

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>

1 Comments:

Blogger Ignacio said...

Bienvenido, ya nos hemos dado cuenta de que lo haces por la familia.

mié. abr. 12, 01:19:00 p. m. CEST  

Publicar un comentario

<< Home